Zapote / Mamey

Cacao

View this post on Instagram

El Cacao/K'akaw' (theobroma cacao) es uno de los frutos más relevantes de la cultura mesoamericana, considerado valioso desde sus aspectos medicinales como sacroceremoniales, económicos y organolépticos. Aunque su origen es en realidad amazónico, su uso en bebidas y alimento es de la región mesoamericana, que fue el centro de domesticación secundario de donde salió la variedad conocida como criolla. Se suelen distinguir tres variedades distintas (criollo, trinitario y forastero), siendo el criollo considerado "fino de aroma" aunque en esta misma variedad se han catalogado variedades más específicas respecto a la calidad del fruto, entre ellas una variedad denominada "maya" caracterizada por no poseer taninos en la semilla. Entre la mística del cacao está su consideración como un acto de balance por requerir un equilibrio entre sol y sombra, humedad y pequeños insectos que le ayuden a polinizar y requieren microclimas. Algunos autores creen que el cacao prehispánico consistía únicamente en la pulpa, que contiene en si misma theobromina y cafeína, además de azúcares que permiten su fermentación en bebidas alcoholicas y que no fue sino hasta despues de la hispanidad que se comenzó a utilizar la semilla. #eater #discoveringchefs #chefsrol #chefslife #travel #guatemala #latinfood #foodporn #thefeedfeed #inseasonnow #mybculinary #history #science #food #tfm #wildfoodlove #mothernature #fruta #ingredientes #yocomoguate #alittleGuatemala #flavour #color #chefsnow #instafood #cacao #chocolate #history #theobroma #foodporn #inseasonnow

A post shared by RAICES, CCI (@raices.cci) on

Pataxte – Balamte

View this post on Instagram

El Pataxte (theobroma bicolor), Balamte o cacao blanco es un fruto relacionado con el cacao desde un aspecto botánico pero también desde una perspectiva cultural desde tiempos prehispánicos. A diferencia del cacao, la ausencia de taninos hace que este fruto no sea amargo y aunque en la actualidad algunos creen que es un cacao de mala calidad, otros teorizan lo contrario, pues la preparación de cacao en forma de bebida se agitaban para generar una espuma, y esta era una bebida “privilegiada”. Es importante resaltar el valor de la espuma, siendo esta el aliento y energía vital, mientras la bebida es el cuerpo, la espuma se considera el alma y las semillas de este fruto tienen el potencial de estabilizarla. Su nombre BalamTe significa árbol de jaguar, por lo que erróneamente en algunos lugares le llaman fruto de tigre. Se encuentra tres tipos, y con mayor frecuencia el tipo rugoso con pericarpio duro, seguido del liso y pericarpio duro, y el rugoso de cáscara suave. La pulpa y los granos de pataxte se utilizan principalmente para la elaboración de confitería, chocolate, bebidas y como fruta fresca. Ésta será la comida: el maíz, las pepitas de chile, el frijol, el pataxte, el cacao: todo esto te pertenece, y si hay algo que esté guardado u olvidado, tuyo será también, ¡cómelo!, le fue dicho al ratón por Hunahpú e Ixbalanqué. #PopolVuh #eater #discoveringchefs #chefslife #travel #guatemala #latinfood #foodporn #thefeedfeed #inseasonnow #mybculinary #history #food #tfm #wildfoodlove #mothernature #fruta #ingredientes #yocomoguate #alittleGuatemala #flavour #color #instafood #history #cacao #mesoamerica #chocolate #pataxte #balamte

A post shared by RAICES, CCI (@raices.cci) on

Hojas de Chile

Jocote Marañón

El mejor restaurante es

 

Por alguna razón que escapa mi comprensión, estamos obsesionados con saber cuál o quién es el mejor. No hablo solo de restaurantes, hablo de cada pequeño momento de nuestras vidas. ¿Cuál es el mejor teléfono, el mejor sistema operativo, el mejor ordenador, la mejor revista, la mejor receta, el mejor jugador, equipo, marca, desodorante, fruta, calculadora, calzado, dentífrico, tostadora, cafetera, cultura, región, país? Una lista interminable de palabras que al analizar objetivamente no podemos dar una respuesta.

Es tal la competencia, que incluso queremos definir cuál es el mejor ranking. El problema de los rankings se divide en dos partes, por un lado: es la celebración de la mediocridad y esnobismo; por otro lado: representa un atentado contra la colaboración y unión.

Usemos el ejemplo del trabajo de desarrollo de HOWARD MOSKOWITZ, un psicofísico que trabajó con Dr. Pepper, Campbell Soup, General Foods, Kraft y PepsiCo por su experiencia en optimización alimentaria. Su trabajo, como psicofísico, es la medición objetiva de estímulos y percepciones. En el área de alimentos podríamos reducirlo a la medición de flavor y selección de la mejor opción para su desarrollo de productos para la venta.

El mayor aporte de Mozkowitz en la industria alimentaria es la segmentación y su mantra es “no puede existir el producto perfecto, sólo productos perfectos”. Con esta frase se refiere a que si intentamos encontrar un producto que logre satisfacer en una escala de 1 a 100 a todos los consumidores, el producto que mejor se adapte logrará satisfacer con un puntaje promedio de 60%, resultando en un producto que “es aceptable”. Pero si segmentamos el mercado en distintos grupos en base a sus gustos podremos obtener productos con un puntaje promedio superior al 80% en un producto que pueda hacerte feliz.

Si extrapolamos esto al mundo de la restauración, podemos afirmar que un restaurante que logre alcanzar el puntaje más alto entre todos será un mediocre “aceptable”, es decir que el producto será “comible”, el servicio será “normal” y los precios serán “decentes”. Al unificar tantas características en un sistema de evaluación no podemos sacar un resultado realista y, si acaso fuera lo suficiente objetivo como para hacer un QDA (Metodología de Investigación cualitativa), la interpretación de resultados no te daría jamás un ranking, sino agrupaciones.

Si crees que estar en un ranking, como restaurador o cocinero, te hace el mejor, a lo mejor estás siendo mediocre y tienes miopía. Y si tienes el desatino de creer hacer un ranking de cocina, posiblemente tu paladar sea mediocre o tus delirios de grandeza inmensos.

El mejor indicador para cualquier restaurante es la repetición de sus comensales y los números negros en la contabilidad. Estos no son motivo de celebración sino indicadores de gestión apropiada.

Dejando de lado la “objetividad” de una categorización ordinal ¿Cuál es el punto? Estamos obsesionados con competir y dividir el talento. Enfocarse en crear una competencia sobre quién es el mejor crea incentivos para separar nuestro talento y nuestro esfuerzo. Estamos creando una división ambigua sobre quienes son parte de una lista “exclusiva” con el potencial de resentir a nuestros colegas.

La evaluación objetiva de alimentos y bebidas es viable, la recomendación de lugares específicos debe aplaudirse. Pero la categorización ordinal, es un intento desatinado y prepotente que demuestra carencia de conocimiento y de capacidad.

El mejor restaurante es el que sabe atender a sus comensales y hace todo lo posible para que salgan con una sonrisa y regresen con compañía y, si eso significa ser un restaurante de comida rápida que te dice “nos encanta verlo sonreír” atravesando la puerta, ese es.

Post original en MisterMenú